Blogia
HYPATIA

Sobre la prostitución

¿Cómo quitarse los prejuicios de siglos? ¿Cómo borrar bandas de la memoria colectiva e inmemorial y arrancar las raíces de las malas hierbas en un campo que ni siquiera conocemos y de tan difícil acceso? ¿Cómo pensar y opinar de la prostitución con mirada libre de prejuicios y estigmas y con juicio objetivo y de espectadora crítica?
Es un camino que me lleva directamente a la duda, al interrogante y a la búsqueda de respuestas.
¿Qué se mueve en la prostitución además del sexo? ¿Dinero, relaciones de poder, clandestinidad, morbo, violencia, gusto por lo prohibido,…?
¿Que atrae al cliente, en gran número casado o con pareja, al consumo de prostitución?
¿Qué tipo de cliente seguiría consumiendo prostitución con mujeres libres, independientes, plenas de derecho?
¿ Por qué en el siglo de la información, de Internet, del consumo libre de prensa y cine pornográfico, de servicios telefónicos, del aumento de la libertad sexual,… está aumentando la vertiente más esclavizante de la prostitución: tráfico de mujeres, prostitución infantil, venta de personas?
¿Hay prostitución por que hay clientes o hay clientes por que hay oferta?
¿En los países o culturas donde las relaciones sexuales son más libres, más abiertas, existen los mismos niveles de prostitución? ¿En estas sociedades no sigue habiendo la distinción “legítima-ilegítima”, y no sigue siendo la mujer la que paga el precio a esa “libertad” en las relaciones?
¿Existe una prostitución libre, modelo a imitar que se salve del estigma y de la marginalidad?
¿Cómo se erradica el estigma social de la que ejerce la prostitución? ¿Cambiando de nombre al ejercicio y regulándolo como una profesión más?
¿Qué de bueno aporta la existencia de la prostitución a la situación de la mujer, entendida como género?
¿ No existe en el fondo en este tema el atractivo de “poseer” algo por lo que pago, por lo que puedo exigir y que está a mi servicio? ¿Y no es esta la idea central del patriarcado con respecto a la mujer?

Pero, ¿se puede permanecer en la perpetua duda? ¿O puedo y debo atreverme, corriendo el riesgo de equivocarme, a opinar? ¿Qué posición entonces rige mi argumento?
Ante la disyuntiva básica de si la prostitución es una forma de explotación que debe ser abolida o una profesión a reglamentar, me inclino por la primera.
Considero a la vista de los datos, que si clientes y sociedad no consideraran la existencia de la prostitución como un derecho de satisfacción inalienable del cliente y una “profesión” que deben ejercer las mujeres por ser una de las pocas cosas para las que sirven, la prostitución no tendría por qué existir. Ese es el gran argumento que se esgrime como incuestionable: “la prostitución siempre ha existido y existirá”. El mismo argumento se puede aplicar a las guerras y hay millones de ciudadanos convencidos de que con voluntad se podrían erradicar. Lo aparentemente “inevitable”, puede ser engañoso.
En una sociedad paritaria, de personas libres e iguales ¿existiría la prostitución?, si así fuera ¿sería en los términos y circunstancias actuales? ¿No podemos soñar otros mundos donde la libertad e igualdad de los seres que los habiten no busque satisfacción en la explotación?
Puedo entender que se ejerza la prostitución de forma libre, elegida por la mujer como ejercicio que le reporta muchas más ventajas que inconvenientes y en el que ella pone las condiciones.
Pienso que no es el modelo mayoritario. Pienso que la mayoría del ejercicio está ligado a la pobreza, la falta de recursos, la marginalidad y la explotación.
En este estado de cosas, a pesar de la reducción de la libertad individual de aquellas que eligen este ejercicio para obtener ingresos, pienso que la decisión de la prohibición podría traer más ventajas globales que inconvenientes. Si la prohibición acabara con lo más negativo de la prostitución en el momento actual y si de este nuevo modelo surgieran voces que pidieran mayor libertad para su ejercicio, ¿no surgiría un nuevo modo desde las mismas mujeres basado en las necesidades e intereses de ellas?
Hay datos.
Según un estudio realizado por la Universidad de Londres, en 2003 para el gobierno de Escocia, la legalización y/o regularización de la prostitución condujeron a un drástico aumento en todas las facetas de la industria del sexo: un marcado incremento en el involucramiento del crimen organizado en la industria del sexo, un dramático aumento en la prostitución infantil; una explosión en la cantidad de mujeres y niñas extranjeras traficadas hacia la región, así como indicaciones de un incremento en la violencia contra las mujeres.
Según el modelo sueco, legislado en 1999, con una trayectoria mínima como para observar resultados, no ha disminuido sólo la prostitución, sino también el tráfico ilegal de mujeres. Este modelo considera la prostitución como un aspecto de la violencia masculina y la reconoce oficialmente como forma de explotación contra mujeres, niñas y niños. La ley sueca referida a la prostitución, fue aprobada como arte de la legislación general sobre l violencia contra las mujeres. Esta ley penaliza la compra de servicios sexuales y despenaliza la venta de dichos servicios. Pone el acento en el cliente y ve a la prostituta como una víctima, necesitada de ayuda. Para ello se han establecido fondos en dos vertientes: 1) para servicios sociales integrales para aquellas mujeres que deseen dejar de ejercer la prostitución. 2) Para educar al público. Además de todo ello se ha hecho un gran esfuerzo por formar a policías y fiscales, que son ahora fervientes defensores de la ley.
Las cifras resultantes de esta ley:
- El 80% de la ciudadanía la respalda
- Las prostitutas se han reducida en dos tercios
- Los clientes han disminuido en un 80%
- El comercio sexual en las calles casi ha desaparecido
- En los últimos años han sido traficadas hacia este país entre 200 y 400 mujeres y niñas, frente a las 15.000-17.000 de la vecina Finlandia.

Ni muchísimo menos queda todo dicho. Es un asunto de siglos, y los que queden.
Sí concluir con dos ideas. De la consideración de la prostitución (explotación y situación de dominación de la mujer vs. ejercicio libre de una profesión) derivan los modelos hacia los que nos conduciríamos, tanto como opinadores individuales o como responsables de tomar decisiones sobre su regulación legal-laboral. Mientras llega el modelo ideal, mientras la sociedad cambia y se transforma, mientras las cosas sigan como hasta ahora, ¿qué hacer para que las mujeres que ejercen la prostitución mejoren sus condiciones de vida, puedan disfrutar de los derechos socio-laborales de cualquier trabajador, se vean libres del estigma social que las culpabiliza y las condena a la marginalidad y se acabe con toda forma de explotación, tráfico y venta de mujeres, niños y niñas?
Belén
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres